LATIGAZO CERVICAL Y ESGUINCE CERVICAL

Home/Lesiones/LATIGAZO CERVICAL Y ESGUINCE CERVICAL

cuellos rosados para enmarcar el latigazo cervical y su indemnización.

EL LATIGAZO CERVICAL HEREDERO DE LA COLUMNA VERTEBRAL DE TREN

Hemos comentado en otras entradas que la práctica totalidad de los informes médicos de urgencia por accidentes de coche contienen la expresión latigazo cervical y sus síntomas. En la entrada anterior sin ir más lejos veíamos las peculiaridades de la cervicalgia postraumática. Cuando se produce una colisión trasera o lateral entre dos vehículos sus ocupantes sufren una transferencia de energía por aceleración y desaceleración. El cráneo experimenta entonces un movimiento brusco e involuntario, provocando el “latigazo cervical”.  La cabeza va bruscamente hacia atrás (hiper extensión) y hacia delante (hiper flexión), provocando lesiones tanto óseas como en los tejidos blandos. El latigazo cervical es anterior en el tiempo al tráfico rodado puesto que se comienza a observar cuando comienza el tránsito de  trenes de pasajeros con ocasión de los golpes traseros que solían producirse. El Doctor John Eric Erichsen afirmó en 1882 que todos esos síntomas podrían venir causados por el choque brusco trasero de trenes que transmite a la columna vertebral del pasajero del tren que recibe el impacto un movimiento violento hacia delante y hacia atrás. Por eso acuñó el término “Columna Vertebral del Tren” para referirse a estos casos.

EL DOLOR DEL LATIGAZO CERVICAL Y ESGUINCE CERVICAL

El latigazo cervical es una experiencia traumática, no debemos confundirlo con el esguince cervical. El latigazo cervical es un movimiento dinámico del cuerpo provocado por un accidente de circulación; el esguince cervical es el efecto de ese movimiento. Los síntomas que se pueden padecer después de sufrir una latigazo cervical son variados: contractura muscular, dolor en la espalda, y/o en la cabeza o brazos, problemas de audición, sensación de vértigo, mareos, insomnio o  disfuncionalidad sexual. En la mayoría de los casos, la recuperación del esguince se alcanza entre los tres y los seis meses. Sin embargo, se ha observado que en el 10 % de los casos la lesión se vuelve crónica.

En numerosas ocasiones la causa de esta cronificación del dolor cervical obedece a un diagnóstico defectuoso. Y es que sucede que muy a menudo la cervicalgia postraumática (dolor en la zona cervical tras un golpe) viene causado a un problema no tratado en otra parte del cuerpo distinta de la zona cervical. En este tipo de accidente se ve afectada toda la columna vertebral y no solo la zona del cuello. El latigazo cervical afecta a toda la columna vertebral, por eso es preciso realizar una valoración global y no limitar la atención, como suele ser habitual, a la zona cervical.

Analizamos el latigazo cervical, descubre la info en nuestro blog.

MEJOR PREVENIR QUE SUFRIR UN ESGUINCE CERVICAL

La mejor manera de prevenir el sufrimiento y las limitaciones que supone un esguince cervical es adoptar unas sencillas medidas de prevención cuando usamos un vehículo de motor para desplazarnos. Ya seamos conductores del vehículo o seamos ocupantes del mismo deberíamos adoptar dos cautelas comunes. En primer lugar, llevar el cinturón de seguridad y; en segundo lugar, colocar el reposacabezas del asiento a la altura de la cabeza que hay entre las orejas y la coronilla y mantener la cabeza a una distancia del reposacabezas nunca superior a los 8 centímetros.

 

2017-07-31T15:14:11+00:00 octubre 16th, 2016|Lesiones|Comentarios desactivados en LATIGAZO CERVICAL Y ESGUINCE CERVICAL