IIndemnización por esguince cervical

LA INDEMNIZACIÓN POR ESGUINCE CERVICAL: La lesión que más se da en Accidentes de tránsito

La lesión que con más frecuencia se produce como consecuencia de accidentes de tráfico es, sin ningún género de dudas, el esguince cervical. La mayoría de los heridos leves son por esta causa. Cuando un vehículo colisiona con otro, sus ocupantes sufren el denominado “latigazo cervical” como consecuencia de la transferencia de energía por aceleración y desaceleración. La cabeza se desplaza repentina y bruscamente hacia atrás (hiper extensión) y hacia delante (hiper flexión), provocando lesiones óseas y en los tejidos blandos.

Por ello, la indemnización por esguince cervical es la lesión que mayor número de reclamaciones que deben asumir las compañías aseguradoras en los accidentes de circulación. Lógicamente, las aseguradoras ponen toda su energía en reducir la indemnización por esta secuela.

El esguince cervical es una lesión que se sufre con frecuencia tras un accidente de tráfico a consecuencia del denominado latigazo cervical, un movimiento brusco de la zona alta de la columna vertebral que se produce a consecuencia de un movimiento brusco de aceleración y deceleración que transmite energía al cuello. Suele producirse por un impacto posterior, frontal o lateral al colisionar dos vehículos o frenar bruscamente.

Según los últimos estudios, tras un alcance trasero las mujeres tienen el doble de posibilidades de sufrir esguince cervical que los hombres. Esto es debido a la postura adoptada en el vehículo y a su menor fuerza en los músculos del cuello.

Las manifestaciones de la lesión por el esguince cervical en accidente de tráfico  pueden no ser inmediatas después del accidente. Los síntomas varían mucho en función de la gravedad de la lesión: dolor de cabeza persistente, en las extremidades o incluso adormecimiento en las manos y brazos… puede generar mareos o insomnio así como afectar tal estado de ánimo.

La indemnización por esguince cervical y el latigazo cervical

¿Tienes derecho a indemnización si sufres un esguince cervical?

En las colisiones traseras y laterales los ocupantes de los vehículos de motor sufren una transferencia de energía por aceleración y desaceleración. El cráneo experimenta un movimiento brusco e involuntario, provocando lo que se conoce como “latigazo cervical” y con ello se deba prestar atención a la indemnización por esguince cervical u otros derivados.

La cabeza va bruscamente hacia atrás (hiper extensión) y hacia delante (hiper flexión), provocando lesiones tanto óseas como en los tejidos blandos. Los síntomas del esguince cervical son dolor, contractura muscular y sensación de vértigo. Así pues, no debemos confundir “el latigazo cervical” con el esguince cervical. El latigazo cervical es un movimiento dinámico del cuerpo provocado por un accidente de circulación; el esguince cervical es el efecto de ese movimiento.

Se suelen clasificar los esguinces cervicales en tres tipos atendiendo a la intensidad del dolor y del tipo de afectación de los tejidos del cuello y de la parte superior de la espalda.

  • En el tipo 1 de se produce un estiramiento menor de los tejidos finos que provoca un dolor liviano que en la mayoría de los casos se siente transcurridas varias horas desde el accidente.
  • En el tipo 2 engloba aquellos casos en los que se produce una elongación moderada de los tejidos con una rotura parcial, sin separación; aquí el dolor es moderado y se siente de manera inmediata.
  • Por último, en el tipo 3 se contemplan los latigazos cervicales que provocan un estiramiento severo con rotura y separación de los tejidos. El dolor suele ser muy intenso y prolongarse durante mucho tiempo.

¿De qué depende la indemnización por esguince cervical?

La indemnización por esguince cervical depende de varios factores: en primer lugar de las secuelas que puede dejar en la columna vertebral; después depende de la intensidad del dolor, de si se observa una rotura y separación de tejidos, o una rotura parcial; por último, la indemnización por esguince cervical depende del tiempo en que el accidentado tarda en recuperarse.

En la mayoría de los casos, la recuperación del esguince se alcanza entre los tres y los seis meses. Sin embargo hay casos en los que la recuperación se alarga mucho más en el tiempo e incluso, casos en los que la lesión se vuelve crónica.

Para determinar la indemnización por esguince cervical acudimos a los Baremos de la ley y comprobaremos que se establece una puntuación de entre 1 y 8 en función de la intensidad del dolor y de los días de curación.

Así, un ligero dolor de cuello que desaparece a los pocos días recibirá una puntuación de 1 y a medida que el dolor sea más intenso y más persista a lo largo del tiempo, la puntuación irá incrementándose paulatinamente hasta el máximo de 8.

Cómo afecta el nuevo Baremo a este tipo de lesiones

El nuevo baremo recoge este tipo de lesiones en su artículo 135:

Los traumatismos cervicales menores que se diagnostican con base en la manifestación del lesionado sobre la existencia del dolor, y que no son susceptibles de verificación mediante pruebas médicas complementarias, se indemnizan como lesiones temporales, siempre que la naturaleza del hecho lesivo pueda producir el daño de acuerdo con los criterios de causalidad genérica (…)”

 Según este artículo, un traumatismo cervical menor es aquel que no puede demostrarse con pruebas médicas y cuya existencia sólo se conoce a partir de las manifestaciones del paciente.

Por lo tanto, si cuando el accidentado acude a urgencias el médico detecta contracturas a través de la exploración o de radiografías, la existencia del esguince cervical quedará demostrada, y no podrá ser considerado un traumatismo cervical menor.

En caso de que la lesión no pueda ser demostrada objetivamente, la indemnización por traumatismo cervical menor se circunscribirá en principio a los días de baja, siempre que el origen de la lesión cumpla con alguno de los denominados criterios de causalidad genérica:

  • Exclusión: que no exista otra causa ajena al accidente de tráfico que pueda justificar los síntomas.
  • Cronológico: el lesionado no debe tardar más de 72 horas en acudir a urgencias.
  • Topográfico: que haya una relación entre la zona corporal afectada por el accidente y la lesión sufrida.
  • Intensidad: que la lesión sufrida se adecúe al mecanismo que la produjo, teniendo en cuenta entre otras variables, la intensidad del accidente

Mejor prevenir que sufrir un esguince cervical

La mejor manera de prevenir el sufrimiento y las limitaciones que supone un esguince cervical y su traumatismo es adoptar unas sencillas medidas de prevención cuando usamos un vehículo de motor para desplazarnos. Ya seamos conductores del vehículo o seamos ocupantes del mismo deberíamos adoptar dos cautelas comunes.

En primer lugar, llevar el cinturón de seguridad; y en segundo lugar colocar el reposacabezas del asiento a la altura de la cabeza que hay entre las orejas y la coronilla y mantener la cabeza a una distancia del reposacabezas nunca superior a los 8 centímetros.

En cualquier caso, desde Confía Accidentes recomendamos en este tipo de situaciones recurrir a nuestros abogados especializados en accidentes de tráfico, que nos informarán de la forma más adecuada de proceder para poder obtener la mejor indemnización.

Entradas recomendadas