Dudas 2017-07-31T14:12:33+00:00

Pregúntanos, resolvemos tus dudas

Estamos para defender tus derechos

Si una persona ha sufrido lesiones o un familiar suyo ha resultado fallecido como consecuencia de un accidente de tráfico y no son responsables del mismo, tiene derecho a cobrar una indemnización.
Todos los ocupantes con lesiones de cualquier vehículo implicado en un accidente de tráfico tienen derecho a cobrar una indemnización. La compañía de seguros del conductor responsable de haber provocado el accidente tiene la obligación de resarcir a los lesionados o a los familiares de un fallecido por los daños y perjuicios sufridos.

Lo primero es averiguar cuál es la compañía aseguradora que debe hacerse cargo de la indemnización y comunicarle nuestra intención de formular una reclamación. Para ello es importante obtener el atestado de la autoridad que haya intervenido (Policía Local, Municipal, Guardia Civil, etc.), en el que constarán todos los datos de los implicados, testigos, forma en que ha ocurrido el accidente y juicio crítico sobre el responsable del mismo.

Se debe presentar una denuncia en el juzgado, con el fin de que se abran actuaciones judiciales, lo que procura la intervención de un médico forense, que emitirá una valoración de las lesiones una vez que el proceso de curación haya concluido, y la intervención del juez en caso de que no se alcance un acuerdo amistoso con la compañía de seguros. Además la denuncia es necesaria si se pretende que el responsable sea sancionado con una multa o privación del permiso de circulación.

Si las lesiones son graves, conviene contar además con un dictamen de un perito médico de confianza y con un profesional especialista en accidentes de tráfico que sepa traducir a términos económicos la valoración médica del perito. Una vez que esté restablecido, y valoradas sus lesiones por un médico, hay que traducir esta valoración a términos económicos y reclamar a la aseguradora responsable, ya sea por vía amistosa o a través del juzgado.

En algunos casos es obligatorio: si los hechos son constitutivos de un delito contra la seguridad del tráfico (supuestos como alcoholemia, excesos de velocidad importantes, etc.) entonces se podría abrir un Procedimiento Abreviado en el que es imprescindible estar representado por procurador y asistido por abogado.

Asimismo, si no se interpone denuncia y se presenta una demanda civil contra el responsable, también es necesaria la intervención de abogado y procurador.
En cambio, si se denuncia al responsable y los hechos son considerados tan sólo una imprudencia leve, se tramitará un Juicio de Faltas, en el que no es obligatorio que intervengan abogado ni procurador.

Pero aun en estos casos, es prácticamente imprescindible contar con el asesoramiento de un abogado especialista en accidentes de tráfico, que pueda obtener con facilidad los documentos necesarios, que conozca bien el procedimiento y los trámites que hay que realizar para reclamar y obtener la máxima indemnización por las lesiones sufridas.

Es cierto en muchos casos, como también es aconsejable que optes por contratar los servicios de un abogado independiente. Aunque la póliza de seguros de tu vehículo te garantice la reclamación de tus daños, muchas veces puede haber conflicto de intereses entre aseguradora y asegurado. Las aseguradoras suelen tener tienen firmados convenios entre ellas y en ocasiones les resulta más económico considerarse responsable de un accidente que defender los intereses de su asegurado.

Además la compañía de seguros no obtiene ningún beneficio con tu reclamación: para ella es un trámite más, que querrán cerrar lo antes posible con el menor coste económico. Un abogado contratado por ti generalmente sólo cobra si tú cobras, y la cuantía de su factura depende del importe de la indemnización conseguida; de forma que sus intereses coinciden plenamente con los tuyos como cliente.

El coste de un abogado depende siempre de la cuantía reclamada.Se suele pactar un porcentaje sobre la indemnización obtenida, de forma que sólo se paga si se consigue dicha indemnización; y sólo se paga cuando hayas cobrado.

Además si tu póliza de seguros incluye una garantía de Defensa y Reclamación de Daños, o tienes contratado un seguro de defensa jurídica, tu aseguradora correrá con los gastos de abogado y procurador, o con parte de ellos, hasta el límite que tenga contratado.

Tienes un plazo de 6 meses desde la fecha del accidente de tráfico para presentar la denuncia en el juzgado.

Si se archivan las actuaciones penales o no se presentó la denuncia dentro de los seis meses, tienes el plazo de un año desde el archivo de las actuaciones o desde la curación de las lesiones para presentar la reclamación de las responsabilidades civiles, es decir, del resarcimiento económico de sus perjuicios.

¡Sí puedes reclamar!

Si está acreditada la intervención y la responsabilidad en el accidente de un vehículo desconocido, el Consorcio de Compensación de Seguros se hará cargo del pago de las indemnizaciones que correspondan.

Confía tu caso a un abogado especialista en accidentes de tráfico que te ayudará a obtener los datos y la documentación necesaria para reclamar la indemnización que te corresponde.

Aunque el responsable del accidente sea un familiar directo del lesionado, la aseguradora de aquel, o el Consorcio de Compensación de Seguros en su defecto, deben hacerse cargo de resarcirte por las lesiones, sin que ello suponga ningún perjuicio añadido a la situación de tu familiar.

Debes solicitar el atestado en el que los instructores emiten su juicio sobre los hechos. Pero en ocasiones la responsabilidad no es de un solo conductor. Puede ser que existan responsabilidades compartidas.

Consulta con un abogado especialista en accidentes de tráfico que te facilitará la obtención del atestado, te aconsejará sobre la necesidad de encargar una reconstrucción del accidente y finalmente te indicará si tienes derecho a recibir alguna indemnización.

Si has sufrido un accidente de tráfico, es muy importante que sigas estos consejos para maximizar la probabilidad de obtener la indemnización por lesiones que te corresponda:

  • Señaliza el lugar del accidente de tráfico y saca fotos con tu móvil del lugar del accidente, de la situación de los vehículos y de los objetos personales dañados.
  • Avisa a la autoridad competente (Policía Local oGuardia Civil) para que emitan el correspondiente Atestado, en el que constarán todos los datos de los implicados, testigos, forma en que ha ocurrido el accidente y juicio crítico del mismo. El Atestado es una prueba pericial fundamental para determinar la responsabilidad del accidente.
  • Cumplimenta y firma la Declaración Amistosa de Accidentes (el Parte Amistoso) con los demás implicados.

Si no se realiza Atestado es importante que consigas los datos de todos los implicados en el accidente:

  • Datos de los vehículos implicados en el accidente de tráfico: matrícula, compañía de seguros, número de póliza, conductor, ocupantes…
  • Datos de los testigos del accidente: nombre y apellidos, DNI o pasaporte, teléfono de contacto, etc.
  • Acude lo antes posible a un Hospital o Centro Médico para que le reconozcan y determinen el alcance de las posibles lesiones derivadas del accidente de tráfico.
  • Solicita y guarda todos los informes médicos, tanto de los servicios de asistencia que te hayan podido atender en el lugar del accidente, como los del servicio de urgencias del Centro Médico al que hayas acudido con posterioridad al siniestro.

Tienes un plazo de 7 (siete) días para comunicar el siniestro a tu compañía de seguros y de 6 (seis) meses desde la fecha del accidente para presentar la denuncia en el juzgado de instrucción competente. Si se archivan las actuaciones penales, o no presentó denuncia, tienes el plazo de 1 (un) año desde el archivo de las actuaciones o desde la curación de tus lesiones para presentar la reclamación de las responsabilidades civiles (es decir, del resarcimiento económico de tus perjuicios).