Accidente en caso de mal estado de la vía

Home/Información y defensa Jurídica/Accidente en caso de mal estado de la vía

Sufrir un accidente por el mal estado de la vía

 

Somos muchos los que en estas fechas, por diversos motivos, tenemos que salir a la carretera. La mayor densidad del tráfico y las condiciones meteorológicas adversas aumentan las probabilidades de tener un accidente. El mal estado de la vía debido al mal tiempo dificulta la conducción y puede provocar la pérdida del control del vehículo si el conductor no  adecúa su forma de conducir a las circunstancias externas: lluvia, nieve, niebla o rachas de viento, son frecuentes en estos días y condicionan la adherencia del vehículo a la calzada, la visibilidad y el control de la dirección. Ante estas circunstancias el conductor no debe circular de la misma manera que lo hace habitualmente, ya que es el responsable de la marcha del vehículo y debe modificar su comportamiento al volante, aumentando la atención, agarrando con más firmeza el volante, disminuyendo la velocidad, en definitiva, adecuando su conducción a las circunstancias de la vía, como hemos dicho mas arriba.

Accidentes mal estado vía

Accidentes producidos por el mal estado de la vía.

A pesar de todas la precauciones, en ocasiones es posible que el accidente sea provocado por el mal estado de la calzada en sí: la ausencia de una tapa de alcantarilla, baches pronunciados, socavones, mala señalización, escasa iluminación, objetos extraños ocupando la vía, animales sueltos, etc. Estas circunstancias podrían eximir de responsabilidad al conductor del vehículo en caso de producirse un accidente.

En principio el conductor siempre es el responsable de los daños que ocasione con su vehículo y, si no se considera culpable del accidente, debe probar que ha actuado con toda la diligencia exigible y que el siniestro se ha producido por causas ajenas a él. Por ello, si nos vemos involucrados en un accidente de este tipo es muy importante, en el momento mismo del accidente si es posible, que obtengamos las pruebas que posteriormente podrán exculparnos: hacer fotografías de la calzada, de la señalización, de los objetos que consideremos que han provocado el accidente y, sin modificar la situación del vehículo si las circunstancias lo permiten, avisar a la policía o a la Guardia Civil para que levanten atestado.

En estos casos, la responsabilidad del accidente puede ser de un tercero usuario de la calzada, del dueño o responsable de un animal suelto o, en última instancia, del titular de la vía: el ayuntamiento, la comunidad autónoma o la empresa concesionaria en el caso de las autopista de peaje.

En las autopistas de peaje, la empresa concesionaria está obligada a mantener la calzada y el vallado en perfecto estado de limpieza y conservación. Es muy importante, si queremos reclamar daños por algún incidente dentro de la autopista, dar parte de lo ocurrido a algún empleado de la empresa y conservar los tiques del peaje.

Accidentes provocados por animales sueltos

Si el accidente lo ha provocado un animal suelto en la vía, existen dos posibilidades, que se trate de un animal doméstico o salvaje. Los animales domésticos tienen dueño y están obligados a llevar un chip identificativo, por lo que puede ser más fácil localizar al propietario y potencial responsable del accidente. Respecto de los accidentes ocasionados por animales salvajes, la cosa se complica: la nueva Ley de Seguridad Vial aprobada en 2014 responsabiliza de los accidentes a los conductores. Sólo en dos casos podrá el conductor desviar esa responsabilidad:

– Hacia el propietario del coto de caza colindante con la calzada, si el animal es una pieza de caza mayor y prueba que el día del accidente o en las 24 horas anteriores hubo una acción colectiva de caza.

– Hacia el titular de la vía, si prueba que el vallado de protección no fue reparado en plazo por éste o si prueba que no existía la señalización específica de peligro.

Como vemos, los conductores lo tenemos difícil para reclamar los daños en nuestro vehículo y las lesiones que nos cause la irrupción de un animal salvaje en la calzada. Si nos ocurre, es importantísimo avisar a la Guardia Civil para que levante atestado y certifique la participación del animal en el accidente; fotografiar, si podemos, al animal o las huellas o restos que haya podido dejar por la zona o en el vehículo, si es que huyó; identificar exactamente el lugar del accidente, para poder localizar al titular de la vía o del coto; inspeccionar el vallado de la vía por si estuviera roto y, en ese caso, fotografiarlo; y, por último, comprobar si el tramo de carretera estaba correctamente señalizado.

2015-01-07T16:31:03+00:00 enero 7th, 2015|Información y defensa Jurídica|Comentarios desactivados en Accidente en caso de mal estado de la vía